viernes, 21 de febrero de 2014

La misa ha terminado. Gustavo Álvarez Gardeazábal. Desarollos, comentarios, crítica, ... . NTC ... Compilacion.

.
Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 
.
SEGUIMIENTOS y COMPLEMENTOS DE: 

30 de enero de 2014

---
LA MISA HA TERMINADO

Por Rafael Araújo Gámez
El País, Cali, Febrero 21, 2014. Escaneó: NTC ... 
Click derecho sobre la imagen para ampliarla en una nueva ventana. Luego click sobre la imagen para mayor ampliación
Muchos podrán decir que es­ta última novela de Gardeazábal es contundente, perturbadora, iconoclasta, irreve­rente, exagerada y muchos adje­tivos más, pero cualquier cosa que se diga carece de importancia fren­te a una obra que simple y sen­cillamente es una novela sobre el amor.
Pero también es una denuncia. Y es una historia repleta de verdades. Y un catálogo de situaciones lle­vadas hasta el extremo, para mos­trar cómo la Iglesia debe retomar el camino andado por los predeceso­res que la encausaron para que cumpliera con su función principal: simple y sencillamente, continuar las enseñanzas dadas por Jesucristo.  Gardeazábal realiza en su historia una operación quirúrgica a corazón abierto de tal magnitud, que es im­posible no inquietarse con el relato abierto, franco, poderoso por el que van desfilando personajes inmersos en la pederastia y que conviven ba­jo la carga impositiva de un sexo devorador que sirve para obtener canonjías y ascendencia en el ca­mino hacia la búsqueda del poder. Más que convertirse en un obsesivo Torquemada, el tulueño abre heri­das y desata tempestades que de­ben servir para que, por lo menos por estas latitudes, la historia con­tada sirva para resolver "mea cul­pas" y definir la clara y diáfana ruta a seguir.
A través de sus personajes, el es­critor no solo los muestra con sus debilidades afectivas sino también nos los presenta en un ámbito ho­mosexual por medio del cual va mo­viéndolos para, de esta forma, ha­cer una crítica severa a las actua­ciones perturbadoras que se vienen denunciando en los últimos años en la iglesia Católica. No sé si Gardeazábal pretende ha­cerle un llamado a los jerarcas de la Iglesia o quiere hacer una recon­vención. Pero de lo que sí estoy seguro es que el texto en vez de convertirse en una novela anticle­rical lo que consigue es advertir de forma clara, firme y potente que si no se endereza el camino, "habrá lloro y se sentirá el crujir de dien­tes".

Esta afirmación la hago basándome en la carta que le envía al Padre Efraín, al final del libro, en la que el escritor reconoce que "la esperanza florece por encima de la podredum­bre y el advenimiento de una nueva luz ha bastado para que mis ejem­plos de putrefacción se destruyan ellos mismos”.
---
.
LOS 4 + VENDIDOS DE LA SEMANA
El País, Cali, Febrero 21, 2014. Pag. C2. Escaneó: NTC ... 
Click derecho sobre la imagen para ampliarla en una nueva ventana. Luego click sobre la imagen para mayor ampliación
.

--
.
Gardeazábal regresa con irreverencia
Gardeazábal regresa con irreverencia
Gustavo Álvarez Gardeazábal habla de La misa ha terminado. Preparan libro con los capítulos de sus ideas.
Por JOHN SALDARRIAGA | 
El Colombiano, Medellín,  21 de febrero de 2014
Hasta curas se acercan a Gustavo Álvarez Gardeazábal para que les firme el libro La misa ha terminado. Esta novela se centra en un escándalo por homosexualidad de sacerdotes.

Gardeazábal, que se goza todo en la vida, disfrutó la escritura de la novela —primera vez que tiene plata para contratar a alguien que estudiara por él temas de teología, que finalmente no usó, pero que eran necesarios porque un autor tiene que saber más de lo que cuenta— y ahora el éxito lo tiene bailando en una pata. Que la provincia valore una buena novela, pues vaya y venga, dice, pero que en la capital del país también haya sido bien recibida...

Parece soportar mejor los males que lo someten a un médico y lo encadenan a una montaña de cajas de medicinas. Llévelas a mi habitación, le solicitó en el lobby a un empleado del hotel en que se hospedó el pasado fin de semana y donde nos reunimos el sábado a hablar de la novela, refiriéndose a un paquete de fármacos que él le había comprado.

Debe haber gozado como un niño la comparsa que lo saludó, tres horas y media después, en la librería Nacional del centro comercial Oviedo. Un grupo apareció allí, de manera espontánea, cuando estaba firmando libros. Actores y actrices vestidos de curas y monjas, tocando cumbias. En el medio, un ataúd del cual salió un "muerto", bueno, un actor que hacía de muerto, para saludar y sorprender al sorprendente escritor, a quien poco o nada lo sorprende.

En fotografías enviadas por su editor, Jairo Osorio, se ve doblado por una carcajada ante el acto... A los de la comparsa, los de la seguridad del centro comercial habrían de "solicitarles amablemente que se retiraran", aunque no al escritor, según Juan Esteban Pérez, "porque no tenían autorización para estar allí y no sabíamos quiénes eran".

Gardeazábal dice que los de la seguridad le pidieron "dignamente" a él que suspendiera su actividad y él "dignamente" lo hizo: detuvo la firma de libros y salió, luego de haber autografiado más de 60 en una hora. Informó a los vigilantes que los artistas hacían parte de la corporación cultural La Tartana, de Itagüí. Estos escándalos deben tener al autor riendo como loco porque él se goza todo y esa, la comparsa que le rindió el homenaje, es una muestra de afecto o, por lo menos, de acogida que suscitaron él y su nueva obra.

La misa

Esa obra, en cuyo trasfondo hay una historia de amor, cuenta varias historias: una, de dos curas que contratan a un sicario para que los mate, ante su incapacidad de suicidarse tras contraer el sida; la de un obispo colombiano, Casimiro Rangel, que asciende rápidamente en la Iglesia valiéndose de sus relaciones, y la de un obispo argentino, Antonio Viazzo, perseguidor de curas homosexuales y afeminados, que llega a ser Papa...

Con esta novela, cuenta, pasó igual que con Cóndores no entierran todos los días: el tema de la violencia partidista estaba ahí, tan cerca de todos, que nadie lo vio y él se interesó en él para novelarlo. En este caso, los escándalos de sacerdotes homosexuales han estado ahí.

Gardeazábal señala las noticias últimas: El papa Francisco apartó del sacerdocio a cerca de 400 sacerdotes por abusar sexualmente de los niños, según un documento obtenido por AP; otra: el Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño ha acusado al Vaticano de tapar los abusos sexuales contra menores por parte de sacerdotes y ha pedido el cese "inmediato" de cualquier sospechoso para que sea puesto ante las autoridades civiles.

La estructura de la novela no es clásica. Combina monólogo interior, narrador omnisciente (que sabe lo que piensan y sienten los personajes), críticas al narrador, pensamientos propios del autor, supuestas cartas tratando de impedir su escritura... Y un lenguaje intencionalmente procaz, con naturalidad.

"También puede leerse como una propuesta a la Iglesia como diciéndole "húrguese. Acepte que hay curas homosexuales y termine el celibato", indicó Gardeazábal. "Y ya no hablemos más porque debo ir a Oviedo a firmar libros".
PARA SABER MÁS
SALDRÁ LA MISA DE GARDEAZÁBAL
Sacarán los capítulos de sus ideas sobre religión e Iglesia y harán con ellos un volumen titulado La misa de Gardeazábal. La novela no sale de los tres primeros lugares de las listas de libros más vendidos del país, en tres semanas que lleva en librerías.
EN DEFINITIVA
La misa ha terminado, última novela de Álvarez Gardezábal, ha sido bien recibida. Comparan su nivel con el de Cóndores no entierran todos los días. Sacarán apartes para formar otro libro.
-

21 de febrero de 2014

---
-
.
LA MISA NO HA TERMINADO 
 Febrero 22, 2014. 4:00 PM
-
.
-

Fotografías (60):  Manuel GÓMEZ SABOGAL

ÁLBUM: 

.
-
La misa empieza para Gardeazábal . Por GUSTAVO TATIS GUERRA
EL UNIVERSAL. Cartagena, 23 de Febrero de 2014 12:15 am
http://www.eluniversal.com.co/suplementos/facetas/la-misa-empieza-para-gardeazabal-152284

.
.

.
.
Publica y difunde NTC … Nos Topamos Con 

1 comentario:

Hermen Cardona dijo...

SALUDOS

No pertenezco a ninguna religiòn, leì el libro y sinceramente es una gran basura literaria, perdì mi dinero miserablemente.