domingo, 4 de mayo de 2014

Entre el ruido y los cortejos. Por PABLO MONTOYA. Otros textos. NTC ... Compilación sobre Gabriel García Márquez.

.
Publican y difunden 
NTC … Nos Topamos Con 
.
NTC ... Compilación sobre
.
.
Entre el ruido y los cortejos
Por PABLO MONTOYA
Departamento de Lingüística y Literatura. Facultad de Comunicaciones Universidad de Antioquia
ALMAMATER, Periódico de la Universidad de Antioquia (UdeA), Mayo 2014, No. 631. Pág. 15
.
.
Click derecho sobre las imágenes para ampliarlas en una nueva ventana.
Luego click sobre la imagen para mayor ampliación

Leo a García Márquez desde que era adolescente. Lo leí maravillado en esos años en que el Nobel de Literatura le llegó como una bendición y como una condena. La bendición del reconocimiento universal y la condena de la celebridad. Lo seguí leyendo, deslumbrado por su imaginación desbordante y su contundencia estilística, en los años de mi juventud. Lo sigo leyendo, con menos intensidad emotiva, en la adultez. Su vida y su obra las he tratado de comprender de la manera más objetiva, es decir, sin caer en la admiración gregaria y sin dejarme llevar por lo que han dicho y siguen diciendo casi todos en todas partes. Es difícil lograrlo, es verdad, porque en torno a esta vida y a esta obra, más que a ninguna otra en la cultura colombiana, ha habido demasiado ruido. El ruido del espectáculo y el marketing, el ruido de los medios de comunicación y el periodismo, el ruido de la academia y los estudios literarios, el ruido de las amistades que el escritor tuvo en los medios del poder político y cultural. El ruido, en fin, que ha generado su fama desmesurada.

Su obra, e insistir en ello acaso sea innecesario, es una de las más logradas en la historia de la literatura del país. No solo García Márquez fue un gran novelista, también fue un gran cuentista y un gran cronista. Antes se decía, y esto era unánime, que si se quisiera hacer una antología de la narrativa colombiana el nombre de García Márquez era suficiente. Hoy sabemos que Colombia, para una verdadera representación, urge de otros nombres. La literatura de un país no es un solo árbol, es un bosque conformado por árboles. Antes de que él y el Grupo de Barranquilla irrumpieran con su notable renovación, se decía, y él más que nadie y su amigo Cepeda Samudio lo dijeron, que la literatura colombiana era pobre y lamentable. Hoy sabemos, sin embargo, que una literatura "nacional" no se hace con un par de nombres o un solo grupo, sino que ella es un tejido de muchas obras que vienen desde antaño, que palpitan en el presente y que vendrán después.

Ahora bien, el hombre García Márquez, luego de que se volvió una personalidad pública de matices internacionales, me ha suscitado reservas. Preferí no hacer la peregrinación que los escritores de mi generación le hacían a su casa en México. Una vez más, ante su caso, me dije que lo que había que hacer con los buenos escritores era simplemente leerlos. Su función de corre ve y dile de los poderosos es un capítulo deslucido de su periplo existencial. En esta perspectiva, siguió un comportamiento que en nuestro medio inició con Rubén Darío, ese poeta adulador de los dictadores. En la larga historia de la confrontación entre libertad del artista y autoritarismo del tirano, García Márquez terminó prosternándose ante el segundo. Con él, por otro lado, nuestra literatura entró a una suerte de profesionalización del oficio, y ahora algunos escritores pueden decir que viven de la escritura en un país que ha sido mezquino y avaro con sus artistas. Con él nuestra literatura cayó de bruces en la fascinación de lo comercial. Su referente de millones de ejemplares publicados en cada una de sus ediciones ha caído sobre nuestras espaldas como una especie de maldición bíblica. De tal manera que siempre se está buscando, sobre todo en las nuevas generaciones, parecerse a él en su gigantesco éxito.

Fue difícil no ampararse bajo su sombra, apenas empezó este triunfo caudaloso en la década del 60 con la publicación de Cien años de soledad. Hubo quienes, por ser fieles a las premisas de sus credos literarios, desaparecieron del horizonte, cuando empezó a fulgurar la luz tremenda y mágica del universo macondiano. En realidad, una generación de escritores colombianos se esfumó ante el mundo porque solo García Márquez importaba. Hubo otros que, buscando tal vez el lado más cómodo, decidieron seguir los rumbos del realismo mágico. Imitarlo fue la moda en su tiempo y sigue siendo una manera de ser aceptado en el mercado editorial. Pero seguir tras esta estética es entrar en un callejón sin salida porque ella tiene una sola marca, la del escritor de Aracataca. Pese a él, o gracias a él, la idea de Colombia, es decir su representación, empezó a asociarse con Macondo. El país terminó macondizándose, como si fuera una triste caricatura, ante el encanto de esta obra. Pero un país es algo mucho más complejo que una literatura. Y habrá que explicar, con mayor hondura y una mejor distancia, qué significa ese Macondo y sobre qué valores se levanta la particular visión de la Colombia caribeña de García Márquez.

Tal tarea, pues la otra, la de ensalzarlo hasta lo hiperbólico es lo que se ha hecho hasta el momento, es necesario efectuarla. Pero establecer una crítica, digamos controversial de este escritor en el país, es correr el riesgo de que llueva una andanada de reclamos. Al patrimonio nacional hay que respetarlo por encima de cualquier cosa. Como si fuera un deber moral admirarlo sin condiciones. Afuera el panorama es distinto. Y están para demostrarlo las críticas de Octavio Paz, Harold Bloom, Reinaldo Arenas y Roberto Bolaño; los estudios de Enrique Krauze, Ángel Esteban y Stéphanie Panichelli; y los movimientos Crack y McOndo que, en cierta medida, desacralizaron al ídolo. Críticas que, en general, señalan el amañamiento político del escritor, su visión maniquea del poder, sus hallazgos literarios convertidos rápidamente en fórmula comercial. Con su muerte, como sucede en el cuento "Los funerales de la Mamá Grande", empezarán las conmemoraciones maratónicas y García Márquez se hará más ubicuo y espectacular. Como el narrador del cuento, habrá que recostar la silla en la puerta, y esperar a que pase el vendaval de los cortejos. Solo entonces podrá hacerse el trabajo de una nueva valoración que exige su obra. Ojalá el ruido deje hacerlo.
---
GABO
Carolina Urbano ( 1 )*

El Tabloide, Tuluá, Mayo 5, 2014
http://www.eltabloide.com.co/index.php/opinion/8968-gabo

.
 A estas alturas muchas personas deben estar hartas de seguir encontrando en los medios el nombre de Gabriel García Márquez, lo cual es comprensible ya que salieron a relucir comentarios de todos los pelambres: desde la congresista que lo manda al infierno, el periodista que no se cansó de decir que el Nobel había nacido en Aracatá, hasta la lúcida columna de Antonio Caballero donde recalca la pose del presidente haciendo alarde de sentimiento de Patria, ante el cuerpo de un escritor que se tuvo que exiliar de ella.

Por cierto, ese tipo de cansancio y fastidio que suele producir la grandeza de un hombre no es tan extraño, me hace recordar la época de estudiante en que odiábamos a Gabo por sus posturas políticas, no por las literarias (apoyar la candidatura de Andrés Pastrana, por ejemplo), pero amábamos a Sábato, de la misma manera que en Argentina odian a Sábato (por una oscura complicidad con Videla) y aman a Gabo. Nadie es profeta en su tierra, dice sabiamente el viejo adagio. Los grandes hombres no han sido otra cosa que seres humanos y gracias a la envidia siempre hay quien señale los errores que cometieron para opacar su grandeza. En el caso de Gabo, el rótulo de seguir siendo el único escritor universal de Colombia, no es algo que se deba únicamente a su magistral obra sino  a ser el mejor, para sus mismos colegas, en un momento crucial para la Historia de la Literatura Latinoamericana que se conoce con el nombre del “Boom”, ese momento en que los escritores de América del Sur logran codearse por primera vez de tú a tú con los escritores de Europa y Norteamérica sin contar con una tradición milenaria y sólo con una incipiente literatura que data su origen en el siglo XIX. Así lo sustenta Ángel Rama, uno de los intelectuales más agudos de mitad del siglo XX que vio surgir y crecer el Boom de la narrativa latinoamericana. Por eso señaló en los años 80: “Este padre mayor que se les ha unido definitivamente con sus “Cien años de soledad, viene a aportar, él sólo, una bandera nueva para la aventura: la novela que acaba de publicar resume mejor que ninguna otra, todas esas corrientes alternas”. ¿De qué otras corrientes habla Rama?, ¿a quiénes se refiere el crítico cuando habla de García Márquez como un padre más de la literatura? Pues nada menos y nada más que a la tradición legada por Borges, Onetti, Arlt y que heredan Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Vargas Llosa, por mencionar solo algunos. Gabo se instauró como un grande entre los grandes, en una década de oro para la Literatura Latinoamericana. La miopía severa del país que narra en su obra es en realidad, la que empaña su grandeza.
.
---
( 1 ) Filósofa y poeta, quien en la actualidad realiza estudios de Doctorado en Literatura en Buenos Aires. Generosa corresponsal, ad honorem,  de NTC ... en Argentina. 
---
Publican y difunden 
NTC … Nos Topamos Con 
.

1 comentario:

Trang Minh dijo...

công ty chuyên nhận vận chuyển hàng từ nhật về việt nam vhi phí rẻ, an toàn và uy tín. Ngoài ra chúng tôi còn nhận kí gửi đồ từ nhật bản về việt nam vói thời gian nhan nhất. Đặc biệt, với dịch vụ nhận đặt hàng web nhật chắc chắn sẽ mang lại nhiều sự hài lòng cho quý khách hàng. Rất nhiều bạn đọc thắc mắc rằng gửi hàng từ nhật về việt nam mất bao lâu để có thể sắp xếp thời gian gửi hàng hợp lí. phí ship hàng từ nhật về việt nam của công ty chúng tôi luôn ở mức giá cạnh tranh và tốt nhất trên thị trường hiện nay.
Ngoài ra chúng tôi còn cung cấp dịch vụ order hàng trung quốcchuyển hàng trung quốc về việt nam. hơn thế, chung tôi còn chuyên sắn các mặt hàng giá rẻ, nhận đặt hàng trung quốc giá rẻ, từ các sản phẩm điện tử, quần áo thời trang, mua điện thoại trung quốc giá rẻ mà chất lượng tốt nhất.